¿ESTÁS BUSCANDO ENTRADAS ANTIGUAS?¿TE PUEDO AYUDAR?

martes, 20 de septiembre de 2011

El Palacio del Bratacio


El verano pasado, me fuí de vacaciones y al volver, la piscina de mi casa estaba llena de ranas.
Había ranas por todas partes: en los escalones, dentro del agua,...todas quietas como una estatua de mármol verde, menos las que habían en el agua, que como estaban sumergidas, no las veía y no sé si se movían o no.

Entonces no hice nada, me puse a mirarlas y al acercarme todas las que estaban en la orilla de la piscina se fueron al agua.

El agua ya no era azul, se había transformado de color verde oscuro, supongo que por las cacas de las ranas, que , aunque nunca las he visto, seguramente serán verdes, como su piel.

Con ayuda de mi hermano, mi hermana y mi padre intentamos cogerlas todas y llevarlas a otro sitio, pero no las sacamos todas. Algunas se quedaron  allí escondidas y continuaron viviendo en su Palacio del Batracio.
Cuando acabó el verano cerramos la piscina con una lona azul. Al verano siguiente, al destapar la lona, quedaban dos ranas, que con mucho cuidado de nuevo volvimos a trasladarlas a otro lugar mejor para las ranas: una rambla natural llena de agua, piedras, juncos y mosquitos.

Helena García Coy. 9 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario